ARPA y Zoilo Ríos crean SHiE, la primera compañía aragonesa que ofrece servicios de hidrógeno energético verde. 1

ARPA y Zoilo Ríos crean SHiE, la primera compañía aragonesa que ofrece servicios de hidrógeno energético verde.

02/12/2021
Compartir:

Esta nueva empresa conjunta pondrá en marcha la primera hidrogenera española privada de uso público y utilizará una flota puntera de automóviles de pila de combustible de hidrógeno.

SHiE comercializará módulos de generación y dispensación y prestará servicios de distribución en estaciones de servicio o a consumidores logísticos con flotas de carretillas, camiones y autobuses

Zaragoza, 1 de diciembre de 2021. Lograr la neutralidad climática que la Unión Europea pretende alcanzar en 2050 exige, como ha quedado de manifiesto en citas internacionales recientes como la COP 26 celebrada en Glasgow, intensificar las acciones encaminadas a descarbonizar la economía. En este escenario de apuesta colectiva por la reducción de emisiones, las energías renovables y la eficiencia energética, la economía del hidrógeno está llamada a jugar un importante papel. Este vector energético es capaz de afrontar el suministro estable de energía limpia incluso en áreas alejadas de las redes de distribución, y permite también almacenar y aprovechar excedentes de producción renovable o plantear la descarbonización de sectores de difícil electrificación como la industria pesada o el transporte.

Conscientes de todo ello y con el objetivo de ofrecer sistemas eficientes de energía mitigando el cambio climático y haciendo posible la transición energética, dos empresas aragonesas de larga trayectoria en sus respectivos campos de actividad como son Arpa Equipos Móviles de Campaña y el Grupo Zoilo Ríos se han unido para poner en marcha SHiE con un claro propósito, ofrecer soluciones integrales para la generación, transporte, almacenamiento y dispensación de hidrógeno verde, producido al 100% a partir de recursos renovables como la energía solar fotovoltaica o la eólica.

SHiE, proyectos llave en mano
SHiE viene a ofrecer una respuesta sencilla a la necesidad de llevar a cabo la descarbonización con un planteamiento basado en el elemento más sencillo, ligero y común en el planeta y que además de puede obtener de forma totalmente limpia, el hidrógeno renovable. En concreto SHiE desarrollará proyectos a medida de las necesidades del cliente en cualquiera de las fases del hidrógeno:
Producción. Generación de hidrógeno 100% verde a partir de energías renovables, lo que permite aprovechar los excedentes de producción fotovoltaica o eólica de las instalaciones y optimizar el mix energético.
Compresión. Módulos de compresión desde 60 hasta 900 bares acoplados a la producción de hidrógeno para minimizar el volumen necesario de almacenamiento y optimizar el gasto energético de la instalación.
Almacenamiento. Sistemas de almacenamiento en diferentes formatos y capacidades, que suponen el complemento perfecto a los recursos renovables, inagotables, pero no siempre disponibles. El hidrógeno obtenido a partir de ellos con un proceso de electrólisis puede almacenarse durante mucho tiempo para generar posteriormente electricidad a demanda mediante pilas de combustible, actuando así como un vector energético que acaba con el principal escollo que hasta ahora presentaban las energías renovables, lo difícil que resulta almacenarlas.
Transporte. Equipos de transporte para la distribución del hidrógeno en estaciones de suministro, empresas o a domicilio.
Dispensación. Sistemas de dispensación para vehículos de pila de combustible de hidrógeno en instalaciones de uso propio o de terceros.

Además de proyectos llave en mano, SHiE hará estudios de viabilidad, comercializará módulos de generación y dispensación de hidrógeno verde y prestará servicios de distribución y venta de hidrógeno en movilidad (estaciones de servicio) o a consumidores logísticos y de transporte (flotas de carretillas, camiones y autobuses), alquiler de hidrogeneras y dispensadores modulares, mantenimiento y legalización de instalaciones o asesoramiento en el acceso a la financiación. Adicionalmente a la sostenibilidad y la capilaridad, la principal característica de todos estos sistemas es su escalabilidad: pueden ser ampliados fácilmente conforme las necesidades del cliente así lo requieran.

La colaboración entre dos empresas que apuestan por la sostenibilidad y el beneficio social, en el origen de SHiE.
SHiE es fruto de la colaboración entre dos empresas concienciadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que componen la Agenda 2030 de las Naciones Unidas como son ARPA Equipos Móviles de Campaña y el Grupo Zoilo Ríos, que apuestan en sus respectivas estrategias empresariales por un futuro sostenible y la consecución del mayor beneficio social.

Tras analizar el gran potencial del hidrógeno verde para sustituir a las fuentes de energía contaminantes y conseguir que los principales sectores económicos alcancen la neutralidad climática, ambas compañías deciden crear esta nueva empresa conjunta aprovechando su dilatada experiencia en la instalación de soluciones móviles que servirán para generar y almacenar el gas, en el caso de ARPA, y en el suministro de energías limpias para la movilidad sostenible en su red de estaciones de servicio, en el de Zoilo Ríos.

Fruto de esta unión se llevará a cabo la primera producción privada de hidrógeno en la comunidad autónoma -inicialmente ubicada en las instalaciones de ARPA en La Muela, Zaragoza- y se construirá la primera hidrogenera española abierta al público en la estación de servicio El Cisne 1 del Grupo Zoilo Ríos en la Autovía A-2, sentido Madrid.

SHiE dispondrá asimismo de la primera flota de automóviles de pila de combustible de hidrógeno de Aragón. Concretamente se tratará de dos Toyota Mirai, entregados en el concesionario Toyota Artal de Zaragoza. El Toyota Mirai es un vehículo eléctrico de pila de combustible —Fuel Cell Electric Vehicle (FCEV)— 100% ecológico, que no produce ninguna emisión contaminante y que emplea el hidrógeno como combustible para generar electricidad. Ofrece unas prestaciones y autonomía similares a las de cualquier automóvil de combustión, con un tiempo de repostaje de entre 3 y 5 minutos, lo que corrobora la idoneidad de esta tecnología.