ODS 17: ” LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS DEBEN EMPODERARSE Y TRASLADAR SU LIDERAZGO EN MATERIA DE SOSTENIBILIDAD DENTRO DE TODOS SUS DEPARTAMENTOS Y A TODOS SUS GRUPOS DE INTERÉS”

30/09/2020
Compartir:

Clara ArpaCEO de Arpa Equipos Móviles de Campaña, ha sido elegida recientemente presidenta de la Red Española del Pacto Mundial, cuyo objetivo es fomentar la implantación de los Diez Principios del Pacto Mundial para la sostenibilidad empresarial y trabajar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a nivel corporativo.

Una línea de acción de la que es una firme convencida y que empezó a desarrollar en la compañía de la que es CEO, ARPA Equipos Móviles de Campaña -empresa dedicada al diseño, fabricación y despliegue de soluciones logísticas de la campaña para los sectores de defensa, salud y emergencias- con un plan estratégico que llevó a revisar todos los procesos productivos, implantar un sistema de lean manufacturing, trabajar en un plan de igualdad e incidir en la formación, entre otros pilares.

Una apuesta en la que va a seguir trabajando desde la Red Española en la que sustituye en la presidencia a Ángel Pes, con el objetivo de seguir manteniendo el liderazgo a nivel internacional y aumentar el número de empresas firmantes. Además, la presidenta de la Red Española del pacto Mundial hace referencia a la publicación “ODS Año 5, El liderazgo colectivo en la Agenda 2030: una década para la acción” que analiza el grado de conocimiento e implementación de la Agenda 2030 en las áreas más significativas de las organizaciones y pone de relieve la necesidad de impulsar un liderazgo colectivo para alcanzar la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

¿Qué objetivos se ha marcado al frente de la presidencia de Red Española del Pacto Mundial?

Mi objetivo primordial es continuar manteniendo el liderazgo de la Red Española a nivel internacional y para conseguirlo considero que es fundamental seguir trabajando en sumar más empresas y aumentar el número de firmantes. En este sentido, es esencial que pongamos el foco en lograr que las pymes se adhieran a la institución pues constituyen un segmento de importancia capital en el tejido empresarial de nuestro país.

Asimismo, otro de los retos que me he marcado es impulsar el liderazgo colectivo empresarial. Las empresas españolas deben empoderarse y trasladar su liderazgo en materia de sostenibilidad dentro de todos sus departamentos y a todos sus grupos de interés. Por ello, desde aquí hago un llamamiento a todas las empresas a que se unan a nosotros. La Red Española es la red local del Pacto Mundial de Naciones Unidas más potente y numerosa que quiere lograr un movimiento transformador de empresas.

¿Por qué es tan importante la sostenibilidad en el actual marco empresarial de España?

Si algo hemos aprendido de esta situación tan compleja y extrema que estamos viendo, es que la sostenibilidad es el seguro de supervivencia para el planeta, la humanidad y, por supuesto, las empresas.

Los grandes desafíos del mundo como el cambio climático o las desigualdades entre países, y ahora la pandemia derivada de la Covid-19, han puesto de manifiesto que el futuro será sostenible o no será. Por tanto, las empresas que adopten una visión sostenible en sus estrategias empresariales podrán sobrevivir a largo plazo, mientras que las que se queden en lo que solemos llamar “business as usual” quedarán atrás y no serán capaces de adaptarse a los nuevos retos del mundo. Ahora es el momento de transformar bajo un nuevo paradigma, un paradigma sostenible que se adecúe al marco de la Agenda 2030, que por eso es la Agenda de la Humanidad. Reconstruir unos modelos que no funciona sería impensable.

¿Qué papel juegan las empresas en este cambio?

Las empresas juegan un papel fundamental por su inmenso poder transformador no sólo de la economía, sino también de la sociedad, sobre los modos de producir, de consumir, de formarnos, de comunicar, etc. Debemos tener presente que las empresas están formadas por personas que, a su vez forman parte de la sociedad, se relacionan con su entorno y consumen, con el consiguiente impacto que sus hábitos conllevan. En esta Década de Acción por los ODS, el sector empresarial tiene que dar un paso más, ya no basta sólo con integrar la Agenda 2030 en la estrategia de la empresa, ahora hay que sembrarla en cada una de las personas que la forman. Es lo que llamamos, promover el “liderazgo colectivo”.

Para tomar conciencia de la importancia de este aspecto, tan solo basta con pararse a reflexionar un segundo en los datos: solo en España hay alrededor de 2.860.755 empresas que emplean a 15.532.951 personas, lo que supone alrededor de un tercio de la población total del país. Si los casi 3 millones de empresas invirtieran en modelos más sostenibles y sus empleados se comprometieran con los ODS, conseguiríamos entonces el impulso que necesitamos para acelerar la consecución de la Agenda 2030 y conseguir una reconstrucción hacia un mundo mejor y más resiliente.

¿Percibe una mayor sensibilidad en las empresas por la sostenibilidad en esta época de pandemia?

Podríamos decir que sí. La COVID-19 ha aumentado la concienciación de las empresas en cuanto a la sostenibilidad, especialmente poniendo en el centro a las personas. De hecho, según las buenas prácticas que recogimos desde la Red Española a través de nuestra campaña #IniciativasConPrincipios pudimos ver cómo las empresas se han volcado con los ODS, especialmente con el ODS 3 y el 8 durante la pandemia, Objetivos que impactan directamente en la plantilla.

De las acciones puestas en marcha por parte de las organizaciones destacan, entre otras, el apoyo a los y las trabajadoras para asegurar sus puestos de trabajo, la colaboración con los gobiernos estatales y regionales a través de recursos materiales, financieros o logísticos, así como el apoyo en la investigación frente a la COVID-19. Asimismo, ha sido notable el refuerzo y mejora de los protocolos de salud con el fin aplicar los principios de prevención y garantía de un entorno de trabajo seguro. En este sentido destaca, especialmente, el fomento del teletrabajo y las reuniones virtuales cuyo impacto en el clima está siendo muy positivo.

Ahora es momento de pensar en la reconstrucción bajo un prisma verde y justo, que piense en las personas vulnerables, por ejemplo, en las plantillas o en la cadena de suministro, pero también en el planeta.

¿Cómo puede contribuir la sostenibilidad a la recuperación económica en plena crisis sanitaria?

Todas las políticas de recuperación planteadas, sobre todo, a nivel europeo se asientan en la economía verde, protección social, nuevo marco social, etc. Sin duda una clara muestra de que la sostenibilidad es una de las vías fundamentales para la recuperación, no solo económica, sino a todos los niveles.

Y es que, como hemos afirmado en numerosas ocasiones, la sostenibilidad encierra grandes oportunidades, como el hecho de que los ODS pueden añadir al PIB mundial 12 billones de dólares hasta 2030, lo que les posiciona como un ámbito estratégico en el que invertir en este momento.

De hecho, si nos basamos en la evolución de los índices de sostenibilidad, aquellas compañías que han mostrado una mayor apuesta por los aspectos sociales y ambientales han sido premiadas en los mercados y eso supone la activación de la economía. Por ejemplo, según el índice MSCI ACWI Sustainable Impact, que recoge empresas cuyos ingresos dependen mayoritariamente de soluciones de sostenibilidad, han triplicado en rentabilidad a la bolsa mundial.

Es por ello por lo que, en este punto de inflexión en el que nos encontramos, la sostenibilidad se ha convertido en un área con un potencial inmenso para reflotar la economía. Como hemos visto, nos ofrece oportunidades económicas y de empleo, estabilidad a largo plazo, nos ofrece futuro.

¿Cómo las empresas integrarán los ODS de la Agenda 2030 de Naciones Unidas en sus diferentes departamentos? 

Es de importancia capital que las empresas integren los ODS en todas y cada una de sus áreas. No deben limitarse solo en el departamento de sostenibilidad, puesto que toda la actividad empresarial tiene un impacto en la Agenda 2030. No debemos olvidarnos de que estamos hablando de un marco transversal que debe situarse en el centro de la estrategia de la compañía con el objetivo de iniciar el camino hacia una recuperación mejor.

Hace tan solo unos días presentamos nuestra publicación “ODS Año 5, El liderazgo colectivo en la Agenda 2030: una década para la acción” que, precisamente, analiza el grado de conocimiento e implementación de la Agenda 2030 en las áreas más significativas de las organizaciones y, además, pone de relieve la necesidad de impulsar un liderazgo colectivo para alcanzar la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Entre otras cuestiones, y en base a una encuesta sobre la integración de los ODS a 411 directores/as de 161 entidades adheridas al Pacto Mundial, los cuales pertenecen a 13 áreas departamentales, la publicación destaca que principalmente son las áreas de sostenibilidad y medioambiente, con un 92% y un 70%, respectivamente, las que integran los ODS dentro de la estrategia del departamento. Por otro lado, los departamentos financieros, de compras y de cumplimiento normativo escasamente incluyen el marco de la Agenda 2030 dentro de su estrategia, en torno a un 33%.

Estos datos ponen de manifiesto que, aunque se ha avanzado notablemente en la contribución a los ODS, existe aún un amplio margen de mejora. Y es que, ahora más que nunca, necesitamos que el sector empresarial lidere la transformación hacia sistemas más equitativos, responsables, sostenibles y resilientes.