Arpa responde al llamamiento de hospitales y confecciona mascarillas en su planta de La Muela

29/05/2020
Compartir:

Se dedican a la fabricación de equipos móviles de campaña, pero estos días, Arpa EMC ha integrado en su planta una producción a las no estaban dedicados. La firma aragonesa, liderada por Clara Arpa y situada en polígono industrial de la localidad zaragozana de La Muela, ha decidido ponerse manos a la obra y confeccionar mascarillas, tan demandadas especialmente por los sanitarios, pero también por aquellos profesionales que atienden a residentes de centros asistenciales, por las fuerzas de seguridad del Estado o por los trabajadores del transporte público o los supermercados .

Todo surgió con un wasap. La consejera delegada de Arpa recibió en su móvil un mensaje de un compañero en el que se explicaba que desde el Hospital Clínico se solicitaba ayuda para que se hicieran estos productos de protección a partir de unas sábanas viejas (y convenientemente desinfectadas) que aún disponían en el centro. “Nos pusimos en contacto con el Clínico para recoger la tela y confeccionar las mascarillas en nuestra fábrica, pero ya no tenían suficientes sábanas” explica Arpa. No por ello desistieron en su gesto solidario y dado que disponían en fábrica con un excedente que podía servir para tal fin “nos pusimos a hacerlas” detalla Clara Arpa.

 

Hospitales modulares

No es el único gesto solidario que ha mostrado la empresa y su consejera delegada. Arpa ha tirado de agenda. La producción de la empresa aragonesa se comercializa por todos los rincones del mundo, en los cuenta con proveedores y contactos de empresas en las que se producen los equipos ahora tan necesarios para los hospitales (mascarilla, ventiladores, equipos EPI…) y con los que se equipan las estructuras móviles que la firma aragonesa fabrica. Y a todos ellos se ha dirigido Clara Arpa para encontrar lotes que pudieran tener como destino España. Una tarea complicada e incluso en algunos momentos angustiosa porque estos productos escasean, explica, y los países van cerrando cada día sus exportaciones de este material en previsión de que tengan que utilizarlo posteriormente.

Aún más, en el momento en que comenzaron a detectarse casos de coronavirus en España, la responsable de esta firma con 50 años de historia se puso en contacto tanto con autoridades nacional y sus servicio de Sanidad (tanto centrales como autonómicas) como de otros países. También lo hizo con organismos internacionales (ONU y UE) y con organizaciones no gubernamentales, como Cruz Roja, pero también con las fuerzas armadas españolas para prestar ayuda con su experiencia y conocimiento en el despliegue de hospitales.

“Podemos fabricar unidades de emergencia de rápido despliegue” señala Clara Arpa, que aclara, sin embargo, “que estos hospitales modulares no están en un almacén” por lo que hay que actuar con previsión y analizar las necesidades con antelación.

En caso de que se demandarán estos módulos, Arpa calcula que, siempre que los proveedores estuvieran operativos, estas infraestructuras se podrían fabricar en una semana. Se trata de módulos de aislamiento portátiles, es decir una habitaciones de hospital móviles, “muy sencillos, que se pueden montar de una forma fácil y que van mínimamente equipados” destaca la consejera delegada de Arpa, que añade que dichas instalaciones cuentan además con laboratorio y todos espacios como puesto de enfermería y esterilización. Luego tendría que llegar el equipamiento, eso sí, tanto para poder atender a los pacientes en observación como para asistir a aquellos que exigen tratamiento.

Porque Arpa, cuya plantilla se aproxima al centenar de personas, mantiene su producción en la fábrica de la Muela, extremando, eso sí, las medidas de seguridad y aplicando con total exigencia las recomendaciones de las autoridades sanitarias para evitar no solo el contagio del Covid-19 sino la propagación de la pandemia.